eye2magazine-logo-pequeno-retina
andres-velencoso-segura-andres-velencoso-segura-
Hace unos días tuve la “gran” suerte de toparme con un artículo escrito por dos hombres, el cual no me disgustó, sino todo lo contrario.

He aquí la obra de arte:
http://blogs.revistagq.com/nadaimporta/2014/01/como-reconocer-a-una-loca-del-cono/
andres-velencoso-segura-

Me pareció gracioso y hasta me resultó agradable de leer, pero claro, no todas las lectoras femeninas piensan como yo. Estos ingeniosos muchachos, decidieron escribir sobre un tipo de mujer ,que ellos han identificado dentro del sector femenino, y a la que han denominado “loca del coño”. Sí, supongo que os estaréis preguntando cómo han llegado hasta esa fémina. Damos por hecho, que, dado que muchas de nosotras no nos identificamos con esta denominación ni tampoco es cortés generalizar, ellos han gozado en primera persona de todos aquellos placeres que se descubren al conocer muchas mujeres, todas ellas de diferentes cunas y estilos.

 

Como es obvio, un curioso porcentaje de hombres, se han visto reflejados en la otra cara de este artículo, el cual deja al varón como a un harapo manipulado y enamoradizo de estas “locas del coño”, que al fin y al cabo, y a pesar de sufrir toda esa cantidad de suplicios, no puede desengancharse de las garras de su particular loca.

 

Yo, como lectora, me reitero en que si ellos han conocido a mujeres de estas características y han decidido escribir sobre ellas, me parece buena idea, puesto que la libertad de expresión es un derecho que tenemos todos y además, también reconozco que al texto no le han faltado pequeños toques de humor, los cuales han despertado en mi las ganas de escribir sobre cierto tipo de hombres que he identificado en la sociedad, y que he visto que predominan más de lo que pensamos.

Éstos siempre se quejan de que las mujeres somos complicadas, románticas, soñadoras, sensibles, caprichosas, contradictorias, etc. Y claro, yo no encuentro la dificultad, porque para eso soy mujer, pero quizás se entiende el concepto que ellos tienen de nosotras, si tenemos en cuenta que muchas mujeres hemos identificado en la sociedad, lo que podría ser el “Macho de turno”. Ahora os preguntaréis, ¿ qué es el macho de turno?; pues bien, voy a definir las cualidades que lo identifican.

El fútbol: Es sagrado. Es para ellos lo máximo, su religión, y en torno a este deporte puede girar toda una vida. El fútbol suple cualquier otro antojo/necesidad, y está por encima de ti, que eres la novia afectada, la cual ve cómo su relación se ve interrumpida porque su macho tiene que aprender a repartir su tiempo entre este deporte y su noviazgo. A pesar de los numerosos quebraderos de cabeza que esto puede acarrear, no importa. Si eliges a un novio futbolero, olvídate de planes esporádicos, escapadas o citas sorpresa sin consultar previamente la agenda deportiva.

 

La careta: Esta otra fase es muy común entre algunos grupos del sector varonil. Consiste en demostrar al grupo de amigos que eres el más macho y chulo de la manada y que el camino con las mujeres los marca uno mismo. Es una forma de vacilar, en la que se presume de “marcar territorio”, y se recalca a voz en grito que, aunque se relacione con mujeres, él es quién manda, el que reparte el bacalao. Para nosotras es ridículo, porque a menudo se convierten en víctimas de las mofas ajenas, pero ellos así se sienten más seguros y evaden esas críticas que el resto hace, recurriendo a vulgares apelativos, que pueden herir gravemente la sensibilidad masculina, como “calzonazos” o “maricona”. A lo largo de mucho tiempo, las mujeres nos hemos dado cuenta que mientras más muestren estos chicos la careta, más enamorados están. Esta es la mayor prueba del miedo que sienten cuando una chica desestabiliza sus esquemas.

 

El porno: Este es otro tema muy recurrente en muchas conversaciones de los “machos de turno”. Quiero reiterar que no estoy generalizando, sólo analizando características que hemos vislumbrado las mujeres, en algunos hombres. Para muchos es muy importante consumir porno para luego hacer bromas con los amigos o incluso para aprender técnicas con las que esperan sorprender a las damas que caigan en sus redes. Además, esto puede servir de excusa para fanfarronear o fantasmear, en reuniones donde se busque la mentira más creíble.

 

El pasotismo: Ellos no son románticos ni detallistas ni nada. Para eso ya están lo que ellos califican como “sus parientas”. Ellas son las que organizan todo, mientras ellos asienten y se limitan a cumplir con los planes, pero eso sí, hay condiciones. Todo está bien mientras no toques su fútbol ni los lleves de compras, porque tenemos que entender que ellos no están hechos para ir a las tiendas. Es demasiado pedir. No esperes de un hombre de estas características que te acompañe a comprar ropa,. porque si lo hace estás de suerte. Todo te quedará bien, serás por ese día, la chica más bella del planeta. Lo mismo dará que vayas embutida en un trapo, o que te conviertas en una lentejuela parlante; lo importante es que la tortura acabe pronto.

 

Los detalles: Esta última fase viene después de una monumental pelea. No llega porque sí, sino que hay que trabajarla o bien moldearla bajo serias amenazas de ruptura. De un día para otro todo cambia. Llegan las noches románticas, aquellos planes que jamás pensaste que podíais hacer juntos, ese ramo de flores que tanto soñabas… y todo es fruto de que tu hombre le ha visto las orejas al lobo. Cuando esto ocurre es que el miedo ha llegado y ante la posibilidad de perder a su hembra, toda reacción, en busca de una positiva repercusión, es poca. Si eres mujer, y tu relación se encuentra en este periodo, tranquila. Ya tienes la sartén tú.

 

Y hasta aquí puedo leer. Podría añadir nuevos puntos, pero creo que estos ya son lo suficientemente claros, no hace falta rascar más. He escrito este artículo porque me ha llamado mucho la atención comprobar al leer ” Cómo reconocer a una loca del coño”, la visión que tienen algunos de “esa mujer que definen”, que por supuesto, no nos engloba a todas. No se me han ocurrido más fases ni características porque creo que estas son algunas de las que más predominan entre esta especie. Por supuesto, yo también creo que hay mujeres con parejas que reúnen estos requisitos, y eso no es un impedimento para la mayor de las felicidades, según parece ser. En mi caso, no me he topado, en demasiadas ocasiones, con hombres que encajen en este perfil, pero si los he reconocido, en algún que otro rinconcito de la sociedad…

Con todo mi amor para ese porcentaje masculino que se vea retratado en estas palabras. Tendremos que compenetrarnos unos y otros y pasar por los aros del amor, que son los que hacen que esas insufribles cualidades que ambos géneros criticamos, terminen por convertirnos en “locas del coño”, ” machos de turno” o cualquier otro nombre con los que podamos seguir descubriendo nuevas especies…

Autora: María Fernández Moyano.
http://laterapiadeescribir.blogspot.com.es/2014/01/como-reconocer-al-macho-de-turno.html

Lo último sobre IA

Publica tu negocio de IA con nosotros

Genera backlinks

Publica tu artículo y genera backlinks de calidad para tu web

Desde 20 € al mes

Últimas Noticias