eye2magazine-logo-pequeno-retina

 

La mejor carta de presentación de este magnífico psicólogo-escritor es su faceta filantrópica junto a la entrañable personalidad humanística que nos transmite en sus libros. La sensibilidad de su sabiduría nos acaricia tan suavemente que se impregna en lo más profundo de nuestras emociones. Desde Cartas a Claudia pasando por Cuentos para pensar, De la Autoestima al Egoísmo y tantos otros éxitos, el psiquiatra y psicoterapeuta Jorge Bucay, no ha cesado de regalar sus enseñanzas envueltas en un gran lazo de imaginación. “Si necesitase de alguien que esté conmigo todo el tiempo, esa persona debería ser yo mismo”, Jorge Bucay

1-. ¿Cómo surgió la maravillosa idea de utilizar la literatura como herramienta para

el crecimiento personal?

He nacido en una familia en la que los cuentos formaban una parte importante de cada día. Soy nieto de cuatro inmigrantes de Siria a la Argentina, tres judíos y uno árabe. En casa siempre había un cuento para cada situación o problema, cuentos del Talmud, cuentos de derviches y las historias fabulosas que mi padre inventaba para nosotros cada noche antes de dormir. Nacido y crecido entre cuentos no es raro que se me haya ocurrido utilizar todo ese capital en mi tarea como Psicoterapeuta y docente.

2-. De tus cuentos e historias, ¿cual crees que sería la qué deberíamos leer todos?

No creo que haya una historia universal, que todos debieran leer, creo que los cuentos adecuados varían de persona en persona porque somos personas únicas e irrepetibles. Pero sí creo que cada quien debería encontrar un cuento que lo acompañe y lo defina. El mío es el del Sastrecillo valiente. Si no te has encontrado con el que te pertenece, comienza por buscarlo en tu cuento infantil más recordado, el que siempre pedías que te contaran, el que le contarías primero a una niña de cinco años que te dijera – Cuéntame un cuento….

3-. Tus libros, ¿a qué público crees qué tienen que ir dirigidos? ¿Has pensado en

escribir para los niños?

Creo que escribo para cualquier persona que esté interesada en bucear dentro de sí para encontrar con honestidad respuestas sobre sí mismo. Escribo sin vueltas y en las mismas palabras que uso para hablar en lo cotidiano. No escribo para niños porque creo que esa es una tarea que se debe dejar a los especialistas en esa línea de expresión. Los niños no son adultos, pero tampoco tan tontos como algunos piensan, son seres especiales, lúcidos y frescos que reclaman y merecen un trato muy especial y un respeto absoluto.

4-. ¿En qué error crees que se puede incurrir al buscar ayuda en la lectura de tus

libros?

El error más frecuente es el de creer que un libro, mío o de otro profesional, puede sustituir o postergar un tratamiento psicoterapéutico. Deseo que mis libros sirvan solamente para ayudarte a pensar que no eres la única persona a la que le pasa lo que te pasa, y que siempre podrás buscar ayuda profesional o no en otras personas a tu alrededor. Toda la colección de libros de los llamados de autoayuda leídas con atención y dedicación, no pueden reemplazar a una sola sesión de psicoterapia con deseos de apoyarte.

5-. ¿Qué tiene Jorge Bucay para qué sus libros sean tan vendidos?

No lo sé. Habría que preguntarles a los lectores. De todas formas puedo decir que hice y gracias a quien. Cuando yo publicaba artículos míos en algún periódico barrial, mi madre, que había abandonado la escuela en cuarto grado, se empeñaba en que le diera una copia para leer lo que su hijo escribía. De vez en cuando me decía: – No entendí. Yo cuestionaba su planteo, le decía – Mama tú puedes entender cada palabra de este articulo y si no es así tienes el diccionario que te regale. Mi madre me decía: – Ya lo sé, pero igual yo no entiendo. Entonces yo me sentaba con ella y le explicaba lo que había escrito hasta que lo comprendiera. Mi mama sonreía satisfecha y me lo agradecía. Una vez, cuando me daba el beso de despedida me dijo: – Oye hijo, ¿y por qué no lo escribes como si me lo explicarás a mí? Desde entonces siempre escribí como para que alguien con la misma capacidad e instrucción de mi madre pudiera entender lo que digo.

6-. De pequeños o en la adolescencia todos pensamos en lo nos gustaría ejercer de

mayor. Y tú, ¿qué querías ser?

De pequeño, quería ser bombero y un poco después maestro. En la prepa decidí que quería ser médico, y nunca abandone esa decisión, aunque creo que soy un médico que apaga incendios y vive enseñando lo que sabe

7-. ¿A quién o a quiénes has tomado como referente para tu perspectiva en el campo

de la psicología?

Son muchos, más de 30 diría, sin contarlos. Pero si tuviera que elegir, mencionaría a Fritz Perls (el creador de la terapia Gestáltica) y a dos mujeres médicas que me acompañaron en los primeros pasos de mi formación La Dra. Zulema Saslavsky (mi jefa del servicio de psicopatología del Hospital) y la Dra. Adriana Shnake, la maestra de todos los gestaltistas de Argentina.

8-. Es normal que el alumno aprenda del maestro, ¿pero qué has aprendido de tu hijo

Demián?

Hay que ser un poco tonto para no aprender de los que saben más que nosotros, pero hay que ser más que listo para decidirse a aprender de los que supuestamente saben menos. Y ese es el caso del aprendizaje de los hijos. Ellos son como seres diminutos subidos a los hombros de gigantes, y aunque son  bajitos ven más lejos. Aprendí y aprendo mucho de mis hijos, pero especialmente me enseñaron la tarea más importante que tuve en mi vida. Ellos me enseñaron como ser padre.

9-. En la sociedad, vivimos permanentemente etiquetados, ¿cómo derribarías todos

esos muros?

Es una tarea de cada día que implica muchas cosas. Pero alguna vez en mi afán didáctico se me ocurrió que la palabra CADA era una buena excusa para mencionar algunos pasos del desarrollo nutricio de todos. Y entonces use cada letra como disparador para recordar el trabajo de CADA día

C onocete más y mejor Cada día

A chica lo que necesitas Cada día

D a algo de ti a otros Cada día

A cepta las diferencias con los demás Cada día

10-. Cómo se define Jorge Bucay en una sola palabra.

Un Buscador

11-. Y, ¿cómo crees qué la gente te define?

Me gustaría que definan como un ser humano común interesado en el bienestar de todos, que cree que la educación es el camino.

12-. Y por último, explica lo que es para ti la felicidad.

Eso es fácil, hoy. He trabajado en darme esa respuesta por los últimos 20 años. La felicidad es la sensación de serenidad y paz interior que se siente cuando sabes con certeza que tu camino está en línea y congruencia con aquello que le da sentido a tu vida.

 

Pili Egea 

Image-1

Lo último sobre IA

Publica tu negocio de IA con nosotros

Genera backlinks

Publica tu artículo y genera backlinks de calidad para tu web

Desde 20 € al mes

Últimas Noticias