eye2magazine-logo-pequeno-retina

Una empresa de Sevilla ofrece a los visitantes degustar los productos tradicionales de la cocina sevillana en la casa de una familia que hace de anfitriona. Eat at home, propone un ambiente auténtico y casero.

La mejor manera de conocer un país o ciudad cuando vamos de turismo, sin duda, es a través de la gastronomía, las recetas y las costumbres  locales y… ¿quién mejor que los propios lugareños para darlo a  conocer y hacer gala de ello?. El turismo gastronómico es una tendencia, un movimiento que va en alza día a día. Preparar las tapitas, descorchar una botella de vino de la tierra, degustar esa receta que cocinaba tu abuela, contar historias en la sobre mesa, una taza de café… son rituales que se llevan a cabo en miles de casas y que para los viajeros supone un valor añadido en su experiencia turística.

Y precisamente eso es lo que propone la empresa sevillana Not just a Turist, una agencia de viajes  especializada en  actividades de turismo alternativo, cuya filosofía es que los turistas no se queden sólo en eso, sino que se integren de la mejor manera posible en la ciudad, como un habitante local más, hacer que el turista se sienta un auténtico viajero. Y para ello, dentro de las distintas actividades que proponen, ofrecen Eat at home, donde ciudadanos sevillanos abren las puertas de su hogar y sientan en su mesa a turistas que quieran vivir una experiencia diferente y enriquecedora de una manera informal y fluida, haciéndoles partícipes de un show cooking casero que ningún restaurante puede ofrecer.

 

notjustatourist_eathome035_1373198095
Productos y recetas típicas de la cocina sevillana.

David Ciudad y Mahsa Homayounfar, creadores de Not just  a Turist y auténticos viajeros,  conocieron en uno de sus destinos esta forma de experimentar, en primera persona, las tradiciones y costumbres de otros lugares, por ello, decidieron instaurarla en Sevilla y desde hace dos años vienen desarrollando esta actividad que fomenta el intercambio cultural con un gran éxito.

La mayor motivación para quienes acogen a un turista en su hogar y para quienes disfrutan de un anfitrión desconocido, es la curiosidad por cómo se vive realmente en distintas partes del mundo. Les ilusiona saber cómo viven, en qué trabajan,  las tradiciones culinarias, comparar estilos de vida, admirar fotos familiares… todo llama muchísimo la atención de los turistas, ya que  “se trata de compartir y fomentar la integración cultural, no es sólo consumismo. Que alguien a quien no conoces te abra las puertas de su casa es un valor añadido” asegura Mahsa Homayounfar, creadora de Not just a Turist.

IMG_2015
Anfitriones y turistas compartiendo una velada.

Para que la experiencia sea lo más enriquecedora posible, las familias que se convierten en anfitrionas de lujo, no sólo tienen que saber cocinar las exquisitas recetas de la zona, también  tienen que hablar inglés para mantener una comunicación fluida, ya que por unas horas se convierten en los “amigos locales” del viajero amenizando la velada. Los anfitriones suelen ser parejas o familias jóvenes y son ellos mismos los que proponen el menú y marcan el precio; estos almuerzos o cenas suelen durar unas 3 horas y media y constan de varios platos con productos típicos de la cocina sevillana.  Los más atrevidos a la hora de entrar en un hogar desconocido son los australianos, seguidos por  alemanes, holandeses y americanos. Esta actividad es ideal para compartir cultura, ideales, costumbres y sobre todo para disfrutarla en familia.

Para garantizar el éxito de la experiencia la agencia elabora un perfil de la familia anfitriona (datos como sus gustos, trabajo, localización de la vivienda, horarios…) y de la familia forastera, para proponer el hogar en el que mejor encajarían ambas partes, “tanto la familia de acogida como la viajera tienen una mente muy abierta, muchos de ellos conservan esa amistad porque llegan a sentirse tan a gusto que no hay manera de sacarlos de la casa” comenta entre risas Mahsa.

Dicen que sentando a alguien a tu mesa a comer es la mejor manera de conocer a ese comensal e intercambiar opiniones, experiencias  y cultura, ¿te atreves a sentar a un turista en tu mesa y ser un embajador de tu cultura por unas horas?  Eat at home, propone una manera única y divertida de hacer turismo en la que, sin duda, ambas partes salen ganando.

IMG_2016

Los detalles de ‘Eat at home’

Horario: De lunes a domingo a las 13:00 o a las 20:00 horas (consultar otros horarios)
Duración: 2 horas
Mínimo/ máximo: Mínimo 2 personas / Máximo 6 personas (en caso de ser más personas se haría una rotación)
Precio indicativo: 35 € por persona / incluyendo bebida y comida

Lo último sobre IA

Publica tu negocio de IA con nosotros

Genera backlinks

Publica tu artículo y genera backlinks de calidad para tu web

Desde 20 € al mes

Últimas Noticias